Medicina Tradicional China (MTC)

Aunque hace relativamente poco tiempo que la Organización Mundial de la Salud aprueba la Medicina Tradicional China (MTC), los conceptos fundamentales de ésta se remontan a más de cinco mil años de antigüedad, cuando el ser humano vivía íntimamente relacionado con su entorno.

 

El CHI es la fuerza o energía vital inherente a todo ser vivo, animal y vegetal. Tenemos varios tipos de Chi, y nuestra salud depende principalmente de su cantidad, fuerza, y flujo armonioso, trabajando junto con la sangre para alimentar los órganos y mantener la salud.

 

Las energías vitales, o Chi, se consideraron íntimamente relacionadas con las energías de su entorno natural, fluyendo por todo el organismo por una compleja red de canales o meridianos.Hay 14 canales principales llamados Jing Mai, y canales colaterales menores llamados Luo Mai.

 

Por cada órgano existe un meridiano que recibe el nombre de éste, y en cada meridiano se ubican múltiples puntos de acupuntura que son usados por la medicina china para estimular o regular el flujo del Chi: Hígado, Corazón, Bazo, Pulmones y Riñones (órganos sólidos); vesícula, intestino delgado, intestino grueso, estómago y vejiga (órganos huecos); el pericardio (la “envoltura” del corazón), y el SAN JIAO, que controla la distribución del agua y la temperatura del organismo.

 

Los elementos naturales principales en la cultura tradicional china son cinco: FUEGO, TIERRA, METAL, MADERA Y AGUA, y cada uno de ellos se relaciona íntimamente con algún (os) órgano (s) del cuerpo humano, con la naturaleza, la personalidad y la espiritualidad. Estos elementos a su vez, se relacionan entre si de una forma totalmente armoniosa: con el agua crecen las plantas formando madera, la que es destruida por el fuego volviendo a la tierra, y esta sirve como fuente para los minerales y metales.

 

Los chinos también explicaron las relaciones entre las fuerzas que los rodeaban con el principio del Yin y el Yang. Este principio está basado en energías opuestas, en forma graduada y relativa: no hay Yin que pueda existir sin Yang y, a la inversa, el Yang solo puede existir acompañado del Yin. A partir del Yin y el Yang se establecen los principios básicos de frío-calor, insuficiencia-exceso, interno-superficial, calor-frío… Según la MTC, la enfermedad aparece cuando se altera el flujo del Chi, y se produce un desequilibrio del Yin y el Yang.

El Pulso

El pulso nos da información concreta acerca de la naturaleza de la enfermedad. Hay dos clases de “pulsos chinos”: los radiales, que se obtienen tocando tres puntos próximos a la muñeca, y los distales, que se reparten por otros puntos del cuerpo.

 

Los pulsos radiales se localizan en tres emplazamientos a lo largo de la arteria radial; estos lugares se denominan: cun (pulgar) guan (barrera) y chi (pie).

 

También ciertas características de la lengua son particularmente reveladoras: el grosor, la humedad, el calor, la textura, la forma de los costados, etc.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© CENTRO DE TÉCNICAS NATURALES Y ACTIVIDADES EHOPA