Zen

El secreto del Zen consiste simplemente en sentarse, sin finalidad ni espíritu de provecho, en una posición de gran concentración. Esta postura desinteresada se llama Za-Zen (literalmente “sentarse” y “meditación”).

 

La práctica del Zazen es de gran eficacia para la salud del cuerpo y del espíritu, que se enfocan hacia su estado normal.

 

Zen no es un concepto, sino más bien una experiencia. Se trata de sobrepasar, con la práctica, todas las contradicciones, todas las formas de pensamiento.

 

Además de una técnica de meditación, zen significa la transmisión de conceptos que proceden de una experiencia milenaria y cambiante a la vez: la del Despertar.

 

La idea clave es el “aquí y ahora”; lo que importa es el presente, concentrarse en cada gesto. Esta es la lección zen.

 

El zen es, por tanto, volver al origen, comprendernos a nosotros mismos, conocernos profundamente: Si abrimos las manos podemos poseerlo todo; si estamos vacíos podemos contener el universo entero.

 

El maestro Sekito Kisen dijo: “aunque el lugar de meditación sea exiguo, contiene el universo. Aunque nuestro espíritu sea ínfimo contiene lo ilimitado”.

Zen está más allá de las contradicciones; las incluye y sobrepasa. Puede ser eje de la evolución por su carácter universal y su simplicidad. Provoca una revolución interior, una mutación del ser.

 

El zen alcanza la sabiduría más alta en el amor profundo.

 

Durante la práctica del zazen, aumenta el caudal sanguíneo, que eleva la aportación de oxígeno a los tejidos. Además, la acción del sistema nervioso autónomo se ve potenciada, favoreciendo la aparición de un estado tranquilo y relajado.

 

A partir de la postura, el centro de gravedad del cuerpo se desplaza hacia la base del abdomen, y ahí se desarrollan entonces, la energía, la fuerza, la solidez y la resistencia.

 

También, mediante la respiración abdominal se lleva a cabo un masaje natural sobre todos los órganos internos. Está más que comprobado que durante la espiración, todo dolor disminuye. De hecho, en nuestra vida cotidiana podemos mitigar e incluso sobrepasar un dolor gracias a lentas y profundas respiraciones.

 

LUNES Y MIÉRCOLES, DE 20:30 A 21:15 HORAS

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© CENTRO DE TÉCNICAS NATURALES Y ACTIVIDADES EHOPA